CONTACTA CON NOSOTROS

Todos los que queráis mandarnos vuestros comentarios y sugerencias podéis hacerlo a: parroquiasanpablo2011@gmail.com

viernes, 30 de septiembre de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,13-16):

En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado.»

Palabra del Señor

jueves, 29 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (1,47-51):

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?»
Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Palabra del Señor

miércoles, 28 de septiembre de 2016



Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,57-62):

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo: «Sígueme.»
Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»

Palabra del Señor

martes, 27 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-56):

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?»
Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

Palabra del Señor

lunes, 26 de septiembre de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,46-50):

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.
Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.»
Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»
Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Palabra del Señor

domingo, 25 de septiembre de 2016

REFLEXIÓN DE DON MANUEL PARA EL DÍA DE HOY


DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO “C”

         Queridos hermanos: Nos disponemos como cada Domingo a compartir un mismo pan, signo de la unidad entre todos los hombres, los hijos de Dios.

         La Eucaristía es un gesto que contradice la injusticia del mundo, es una denuncia clara del banquete de la sociedad opulenta del que se ha excluido a los pobres.

         De la Palabra de Dios proclamada emerge un nítido mensaje: La riqueza tiene el peligro de ensordecer de incapacitar para el bien. Cuando se sirve al dios “dinero”, la persona, con su tesoro enroscado en el corazón, se impermeabiliza a la Palabra. Es incapaz de compasión, de misericordia y más aún, de justicia.
      
         Ya puede gritar el profeta, urgir, señalar con el dedo y con la Palabra: la persona cogida por el dinero, no se inmuta, no se entera. Tampoco aunque un muerto resucite.

         He aquí, pues, lo temible de la riqueza. Que llega a poseer al hombre de tal forma que es lo único que marca la pauta de su vida y le hace cometer injusticia.

         Jesús es duro con este pecado, (la búsqueda del dinero, el moverse pensando por encima de todo en el dinero y en la riqueza...), porque es el mayor cáncer que corroe nuestro mundo, la ambición. Jesús condena sin paliativos a los que lo cometen y no están dispuestos a cambiar de actitud.

         Dicha actitud debe servir (ser) también de lección para todos nosotros. También nosotros podemos caer en esta actitud de pensar sólo en nosotros mismos, cerrándonos a los pobres..., con todas la excusas y desentendernos con demasiada tranquilidad de la pobreza que haya a nuestro alrededor, y no preguntarnos si estaremos contribuyendo a la pervivencia de situaciones injustas que se dan en nuestro alrededor y en nuestro mundo.

¿Qué podemos hacer nosotros?


         Os expongo una sencilla lista de cuestiones que afectan a este tema, y que podíamos reflexionar:

-         Hemos de reconocer que nuestro mundo no funciona bien, está mal organizado; no puede ser que el mundo funcione a base de ver quien puede ganar más. Esto es preciso cambiarlo, prestando atención a los distintos intentos sociales y políticos que abran nuevos caminos.

-         Todo el que pueda tener alguna influencia en la vida económica y social, debería preguntarse con qué criterios actúa y si esos criterios son humanos y cristianos.

-         Preguntarse qué hacemos con nuestro dinero; qué parte debemos dedicar al servicio de... A qué cosas renunciar para llevar una vida más austera y más solidaria. 

-         También deberíamos preguntarnos en qué utilizamos nuestro tiempo. Si parte de él lo dedicamos a ayudar a las personas necesitadas, a Caritas, a los enfermos, a realizar las obras de misericordia...

-         Revisar también como educamos a los hijos, a las nuevas generaciones: ¿A creerse dueños del mundo?, ¿a tener todo lo que piden?, ¿o más bien a ser austeros, a ser solidarios, sensibles a las pobrezas... del mundo?

         Hemos de mirar a nuestro inmediato y ver los lazaros que tenemos a la puerta y como nos interpelan. Los cristianos, como decía Juan Pablo II “no os contentéis con un mundo más humano, haced un mundo más divino”. Nuestra Iglesia, Parroquia, nuestra casa ha de ser lugar de acogida, donde nadie quede excluido; un espacio para compartir lo que somos y lo que tenemos.

  Por eso celebramos la eucaristía, una mesa común donde todos se sienten acogidos, queridos y donde compartimos. 

SI QUIERES RENOVAR TU FE, SER PADRINO O  MADRINA, CONFIRMATE.
 
PREPARATE EN TU PARROQUIA.


¡INSCRÍBETE YA!
Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (16,19-31):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico, y lo enterraron. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritó: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas." Pero Abrahán le contestó: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros." El rico insistió: "Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento." Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen." El rico contestó: "No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán." Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto."»

Palabra del Señor

sábado, 24 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,43b-45):

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacia, Jesús dijo a sus discípulos: «Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.»
Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no cogían el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Palabra del Señor

viernes, 23 de septiembre de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,18-22):

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»

Palabra del Señor

jueves, 22 de septiembre de 2016




Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,7-9):

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?»
Y tenía ganas de ver a Jesús.

Palabra del Señor

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Radio María, la radio de la Virgen retransmitirá la santa Misa  para toda España desde la Academia de la Guardia Civil.
Si quereres asistir a esta Misa, debes pasar por la Academia y facilitar tu DNI

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,9-13):

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»
Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?»
Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Palabra del Señor

martes, 20 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,19-21):

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermano, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.»
Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.»

Palabra del Señor

lunes, 19 de septiembre de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,16-18):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.»

Palabra del Señor

TOMA DE POSESIÓN DE LA NUEVA JUNTA DE LA COFRADÍA DE LA BORRIQUILLA

domingo, 18 de septiembre de 2016


CURSO DE FORMACIÓN DE AGENTES DE PASTORAL JUVENIL


Queridos amigos:

Desde esta Delegación Episcopal de Juventud, queremos presentaros una iniciativa que desde hace varios años nos propusimos, pero que por distintos motivos todavía no habíamos podido poner en marcha. 

El próximo día 24 de septiembre (sábado) comenzará el CURSO DE AGENTES DE PASTORAL JUVENIL. Está dirigido a todas las personas que están trabajando en la pastoral juvenil y a aquellos que quieren prepararse para hacerlo en un futuro. 

Sabemos muy bien las dificultades y retos que supone el trabajo con jóvenes y como muchas personas nos han manifestado la necesidad de recibir alguna preparación, por ello nos propusimos iniciar este proceso de formación en el que poder ofrecer algunas claves.

Por otro lado, como sabéis, desde hace tres años comenzaron los grupos de adolescentes “Kairós” en nuestra Diócesis. En el presente curso se acabará el primer ciclo completo de estos grupos y a esos chavales habrá que ofrecerles la posibilidad de seguir madurando su fe en los grupos de jóvenes que se formen en nuestras parroquias. Esta formación es también interesante para los que son acompañantes de estos grupos de adolescentes, con miras a poder hacerlo después en un grupo de jóvenes. 

El primer tema que vamos a dar lleva por título: CÓMO HACER UNA REUNIÓN DE JÓVENES.

Tendrá lugar en el Seminario Diocesano. Comenzamos a las 10h y acabaremos a las 13:30h. Queremos ser totalmente fieles a este horario, para no retrasar demasiado el regreso a casa. Por favor, es muy importante que seáis puntuales. 

La formación durará dos cursos y queremos que se adapte también a vuestras necesidades personales, por ello queremos dialogar también con todos los interesados respecto a la periodicidad y metodología del mismo.

Para cualquier consulta al respecto, podéis hacerlo en nuestro mail: delejujaen@gmail.com.

Para todos los miembros de este equipo de pastoral juvenil, es todo un reto y una alegría embarcarnos en esta aventura. Esperamos que la iniciativa sea de vuestro agrado y que sean muchas las personas que se decidan a trabajar en la evangelización de los jóvenes, uno de los campos más urgentes en nuestra iglesia y en nuestra diócesis. 

Os esperamos el día 24. Un saludo cordial a todos.

Manuel Ángel Castillo Quintero (Delegado)
Rafael López-Sidro López (Subdelegado)

RELFEXIÓN DE DON MANUEL PARA EL DÍA DE HOY


DOMINGO XXV DEL TEIMPO ORDINARIO “C”
         Queridos hermanos vivimos en una sociedad que valora excesivamente el dinero y lo material cuyas consecuencias son las grandes injusticias de este mundo, los casos de corrupción política y financiera…que están produciendo males y desgracias en muchas personas y hogares que han perdido  sus propiedades o sus trabajos… Otras personas e instituciones están paliando muchos problemas…

               Ante esta realidad social, el Señor en su Palabra es muy tajante: “Ningún siervo puede servir a dos amos... No podéis servir a Dios y al dinero”. El Señor presupone que nuestra vida, que nuestro corazón ha sido hecho para amar y ser amado, para la entrega, para la dedicación, para el servicio, para hacer posible la vida…

         Quienes sirven al dinero.

         La primera lectura proclamada es una denuncia, y nos ha mostrado el modus operandi de quienes idolatran el dinero: Son egoístas, sólo piensan en enriquecerse, incluso robando o engañando a los demás: “despojáis a los miserables”; disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanza con trampas”. Viven a su capricho..., pero Dios eso no lo pasa por alto, no lo tolera.

         Quienes sirvan a Dios.

              Jesús nos propone un camino, el que ha vivido él mismo y han vivido y viven tantos hermanos nuestros, para ser feliz: “han puesto la plenitud de la ley en el amor a ti y al prójimo” (oración de la Misa). Lo que nos llena de verdad, lo que nos hace mirar el mundo con otros ojos, lo que nos hace realmente ser personas y felices es Dios, es su amor.
 
         Podemos decir que en la vida del cristiano, también en la nuestra, hay como un antes y un después de haber conocido a Dios, a Jesucristo. Así nos lo ha mostrado la Parábola del Evangelio:

          Dios es ese Señor que nos ha entregado los bienes de la tierra para que seamos buenos administradores de ellos. Pero, ¿qué ocurre? Que antes de conocerlo a Dios bien, antes de tener la experiencia de su amor...  solíamos  vivir para el señor dinero, para lo material, para uno mismo, derrochando,  explotando,  aprovechándose, buscando  el negocio... con los bienes recibidos. Podemos decir que servir al  dios dinero (lo material...), nos hacia insensibles a Dios, al amor y a los hermanos. Podíamos decir que  jugábamos y vivíamos a nuestro capricho. Todo daba lo mismo con tal de obtener bienes.

        Es aquello que decía cierto empresario: “Las leyes de la economía obligan a preocuparse más del dinero que de las personas”. Y como decía el Padre Claret: “La sed de los bienes materiales está secando el corazón y las entrañas del mundo moderno”.

         Ahora bien, el que ha conocido a Dios...y ha tenido la experiencia de su amor, ya no vive así; ha de vivir como “hijo de la luz”. Ha de jugar fuerte en granjearse amigos, haciendo uso inteligente de los bienes acumulados injustamente, para no perder el bien único absoluto: Dios y su Reino; la vida, la felicidad, la vida eterna.

         Después de encontrarnos con Jesús..., hemos de imitar a Zaqueo, compartiendo con los pobres a manos llenas, creando vida, puestos de trabajo..., poniendo nuestras vidas, lo que somos y tenemos al servicio de Dios y de los hombres, de los hermanos más humildes...

         Usar los bienes, los talentos recibidos de tal forma que la fraternidad, la que depende de ti, vaya siendo cada vez más posible: solidaridad sistemática con los pobres.

         Utilizar los bienes recibidos o acumulados, recordando el mandamiento de “ayudar a la Iglesia en sus necesidades”  pastorales y económicas. Y ello concretado en compromisos personales...

           Hagamos, pues, hoy un balance de nuestra vida y preguntémonos: Recibimos mucho de Dios y de los demás, pero, ¿damos?, ¿nos damos? ¿Hacemos fructificar los talentos recibidos de Dios en todo los que hacemos? Testimonios y detalles...

         Es el momento de mirar al futuro siendo realistas y listos. Si hemos malgastado lo recibido, viviendo para nosotros mismos..., hemos de ser astutos, listos y granjearnos la amistad de Dios y de todos los hermanos  con la entrega de nuestra vida y con los bienes que nos corresponden incluso justamente, pues así experimentaremos que hay más alegría en dar que en recibir... Que el que siembra generosamente, generosamente recoge

       Al celebrar la Eucaristía queremos llenar nuestro corazón, a ejemplo de La Virgen, de los valores de Dios y de su Reino.




Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (16,1-13):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: "¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido." El administrador se puso a echar sus cálculos: "¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa." Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi amo?" Éste respondió: "Cien barriles de aceite." Él le dijo: "Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta." Luego dijo a otro: "Y tú, ¿cuánto debes?" Él contestó: "Cien fanegas de trigo." Le dijo: "Aquí está tu recibo, escribe ochenta." Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz. Y yo os digo: Ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el injusto dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.»

Palabra del Señor

viernes, 16 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,1-3):

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.

Palabra del Señor

jueves, 15 de septiembre de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (19,25-27):

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena.
Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.»
Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.

Palabra del Señor



miércoles, 14 de septiembre de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (3,13-17):

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»

Palabra del Señor

martes, 13 de septiembre de 2016

AGRUPACIÓN ARCIPRESTAL DE COFRADIAS

Siendo el día 13 de septiembre  2016, año  de la Misericordia.
Reunido  el jurado compuesto  por:
- D.a. Rocío Poza Cruz, Concejala del Excmo. Ayuntamiento  de Baeza.
- D. Antonio  Tornero Gámez, Fotógrafo.
- D. Pedro Narváez  Moreno, Fotógrafo.
- D. Emilio Hernández  Castro, Fotógrafo.
- D. Pedro Ponce Perez, aficionado a la fotografía.
- D. Manuel  Tallada Lucena, Profesional de impresión.
- D. Rafael López Martínez, representante  de la Cofradía.
- D. Francisco  Javier  Ruiz Marín, miembro de la Comisión  Permanente  de la Agrupación  Arcipestral de Cofradías  y Hermandades de la ciudad de Baeza.
- D. Lazaro Luios Garrido  García, miembro de la Comisión  Permanente  de la Agrupación  de  Cofradías  y Hermandades  de la ciudad  de Baeza.
- D. Antonio  Jesus  Ruiz Martín, miembro de La  Comisión  Permanente  de la Agrupación  de Cofradías y  Hermandades  de la  ciudad  de Baeza.

Se decide por unanimidad y ante 29 maravillosas instantáneas, que la Fotografía ganadora  de este año  corresponde a D. JOSÉ  DELGADO  MURIEL, siendo  una instantánea de María Santísima en sus Siete Dolores y Mayor Traspaso " La Fervorosa "

Segundo Premio. D. Pedro Herrera Garrido

Tercer Premio.  D. Francisco Campos Campos.

Agradecemos a todos los participantes su colaboración.

Ana Maria Montoro Fernández.
Vocalia de Manifestaciones Públicas




Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (7,11-17):

En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba.
Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: «No llores.»
Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: «¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!»
El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.» La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

Palabra del Señor

lunes, 12 de septiembre de 2016






Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (7,1-10):

En aquel tiempo, cuando terminó Jesús de hablar a la gente, entró en Cafarnaún. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, para rogarle que fuera a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: «Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestro pueblo y nos ha construido la sinagoga.»
Jesús se fue con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: «Señor, no te molestes; no soy yo quién para que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes, y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; y a mi criado: "Haz esto", y lo hace.»
Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: «Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe.» Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

Palabra del Señor

domingo, 11 de septiembre de 2016

Mis queridos hermano-a: Te deseo paz y bien.

                 Después del descanso del verano, queremos seguir trabajando para llevar la Buena Noticia del Evangelio  a  los hermanos enfermos e impedidos de nuestra Parroquia.

                  Queremos centrar nuestra atención en seguir ayudando a celebrar a los enfermos e impedidos lo que queda de este Año Jubilar de la Misericordia, tan importante para la Iglesia y en particular para los enfermos y sus servidores
  

                Sirvan, pues, estas palabras para convocarte a la primera reunión de este curso que celebraremos, Dios mediante, el próximo día 13 de Septiembre, Martes, de 18,000 a 19,30 horas, en el salón parroquial, con el siguiente orden del día:


                 1.- Saludos y oración propia del Grupo de Salud.


                   2.- Revisión de este verano en la atención a los enfermos e impedidos. Hemos descubierto algunos nuevos enfermos?

                    3.- Tema de formación: ¿Cómo estamos ayudando a los enfermos a celebrar el Año Jubilar y a ganar las indulgencias?

                    4.- Distribución de los enfermos por los cuatro sectores establecidos en nuestra Parroquia.

                   5.- Oración del enfermo y despedida.
 

                    Recibid un fuerte abrazo de vuestro sacerdote, Manuel.

         Querido-a hermano-a catequista: Te deseo paz y bien

         Después del descanso del verano comenzamos un nuevo curso de pastoral, que Dios nos regala.  Y es preciso reunirnos los responsables de la acción catequética de nuestra Parroquia de San Pablo para programar y organizar nuestra importante acción evangelizadora.

         El orden de la reunión y los puntos a tratar serán:

1º.- Bienvenida y saludos. Lectura de 1ª Cor.9,16-19.22-27 y oración del Catequista.
2º.- Palabras del sacerdote ante el nuevo curso.
3º.- Presentación del plan de catequesis de nuestra

Parroquia para el nuevo curso, según el plan diocesano de pastoral: Objetivos y medios. (Aportar sugerencias)

4º.- Materiales que vamos a utilizar: Guías, catecismo

Cuadernos…(TRAER MATERIAL DEL CURSO PASADO)

5º.- Entregar  hoja con el comienzo de curso por grupos, llamada a los niños y distribución de horarios y lugares...

6º.- Informaciones, ruegos y preguntas.               
    

DIA DE LA REUNIÓN: 15 DE SEPTIEMBRE, JUEVES, A LAS 18 HORAS, EN SALÓN PARROQUIAL.

 


NO LO OLVIDES DE TRAER EL MATERIAL.

 

Recibe un fuerte abrazo y mis oraciones. Manuel Peláez J.

REFLEXIÓN DE DON MANUEL PARA EL DÍA DE HOY


DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO C

     Queridos hermanos: Seguimos celebrando el Año Jubilar de la Misericordia con la finalidad de “Ser misericordiosos como Dios Padre”. Desde que comenzamos el Año de la Misericordia en nuestra Diócesis y Parroquias (13 de Diciembre pasado), hemos realizado y celebrado bastantes actos conmemorativos: Jubileos, conferencias, celebraciones de la penitencia, encuentros…

     Este Domingo, cuando estamos preparando el inicio de un nuevo curso de pastoral, la Palabra de Dios nos ha presentado de nuevo el tema de la Misericordia de Dios, invitándonos a la conversión. Se nos invita a vivir siempre alegres, porque tenemos a un Padre Bueno que siempre acoge y perdona, el Dios “totalmente otro”, que abre los brazos, el corazón de par en par y hace la gran fiesta con los hijos maltrechos por la vida y sus problemas.

     Ha sido San Lucas, el Evangelista de los pobres y de la Misericordia de Dios, quien, a unos fariseos y letrados que se escandalizaban porque Jesús “acoge a los pecadores y come con ellos”, les contesta con estas tres maravillosas parábolas por todos conocidas.

      Las dos primeras (la oveja perdida y la moneda perdida) nos hablan de cómo Dios busca y no se cansa de esperar hasta que encuentra al pecador (de gran valor para Él). Con la del hijo pródigo nos muestra la ternura con que acoge a los pecadores que vuelven a Él.

     Si nos fijamos bien en las tres parábolas sobresale una melodía de fondo, la alegría de Dios Padre que dice y repite: ¡“Felicitadme! He encontrado… ¡Felicitadme! He encontrado… Habrá más alegría en el cielo…, la misma alegría habrá entre los Ángeles… Celebremos un banquete… Debemos alegrarnos…”

    A mí me ha sorprendido siempre esta expresión: “Un solo pecador que se convierta”.  A veces nosotros soñamos, hablamos de la conversión de muchos. Jesús, sin embargo, habla de la conversión de uno solo. Uno solo, porque cada uno vale inmensamente; cada uno causa la alegría  de Dios. Y ese solo pecador puedo ser yo, puedes ser tú, puede ser cada uno de nosotros.

      ¿Hemos pensado al sentirnos pecadores, que nuestra conversión,  causará esta alegría en el cielo, entre los Ángeles; esta inmensa alegría de Dios de la que nos habla Jesús?

     PENITENCIA Y EUCARISTIA. Según esta Palabra, hoy debemos hacer referencia a dos Sacramentos, regalos de Jesús a su Iglesia. Ambos son signos de la alegría de Dios.

 El primero, el Sacramento de la Penitencia o de la alegría del perdón. ¿Lo vemos y lo vivimos (lo practicamos) nosotros como el sacramento que manifiesta esta gran alegría de Dios por el pecador que se convierte? ¿Lo vivimos como un amoroso y alegre abrazo con Dios Misericordioso  que  quiere que vivamos con dignidad y alegría permanente de hijos y de hermanos?...

     El segundo, la Eucaristía. Jesús comía con los pecadores. También ahora nos invita a sentarnos a su mesa, a comer unidos su Cuerpo y a beber su Sangre para sostener nuestro camino hacia la Pascua eterna.  Después de comer, llenos de su amor y de su alegría, nos invita a compartir su vida, su amor y su alegría con todos los que comparten la vida con nosotros…

     No olvidemos que los próximos días 14 y 15 celebraremos la Exaltación de la Cruz y la Virgen de las Angustias. Celebraremos a Jesús que carga con nuestros pecados y que muere en la cruz por nosotros. Y junto a la Cruz está la Virgen de las Angustias, refugio de los pecadores, haciendo el camino con todos sus hijos, y entregándonos a Jesús muerto en su regazo, para que también la Madre Iglesia, nosotros, lo entreguemos al mundo para su salvación. Será un buen compromiso para este nuevo curso que comenzamos.