CONTACTA CON NOSOTROS

Todos los que queráis mandarnos vuestros comentarios y sugerencias podéis hacerlo a: parroquiasanpablo2011@gmail.com

miércoles, 15 de agosto de 2018

NUESTRO PÁRROCO EN LA FIESTA DE LA PATRONA LA VIRGEN DEL ALCAZAR


REFLEXIÓN DE DON MANUEL

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN
     Amados hermanos e hijos de María, Nuestra Sra. del Alcázar, nuestra Patrona: Con gran regocijo celebramos a María asunta en cuerpo y alma al regazo del Padre. Hoy celebramos con todos los pueblos cristianos una realidad plena y esplendorosa: María, mujer de nuestro pueblo, ha sido llevada al cielo. Y esa realidad nos afecta también a nosotros: Lo que hoy celebramos y contemplamos en María, lo celebramos como un adelanto y una esperanza para todos nosotros cristianos.
     La aventura de María solo podría desembocar donde está su Hijo resucitado. Y Jesús es también para nosotros. Hoy celebramos, pues, el cumplimiento de la salvación de María, el mismo cumplimiento que esperamos para nosotros.
     Por tanto la fiesta de la Asunción no sólo es un homenaje a la Madre de Dios, sino también un canto de alabanza a Dios por su salvación para nosotros los humanos, de la que María es la primicia.
     HOY NOS PREGUNTAMOS, ¿POR DONDE LLEGA MARÍA A LA META, A LA GLORIFICACIÓN?
     Su prima Isabel nos da la respuesta: “Dichosa tú, que has creído”. Sí, María es proclamada ya dichosa, porque responde con toda su vida a Dios: “Hágase en mi según tu Palabra”. He ahí lo fundamental de su vida: su fe que le llevó a su glorificación.
     Los humanos buscamos el camino de la felicidad y de la gloria. Hoy María nos recuerda las Palabras de su Hijo Jesús: Encuentra la vida aquel que cree; es decir, el que hace de Dios su luz, su absoluto.  Pero la fe supone un elemento fundamental: La sencillez y la humildad: “Derriba del trono a los poderosos y enaltece a os humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacios”. También lo dijo Jesús: “Dichosos los pobres… de ellos es el Reino”. La fe y la humildad siempre van unidas. Por eso, celebrar hoy a María creyente y humilde, es confesar gozosamente: Ser persona y ser persona en plenitud es posible también hoy.
     “Con razón no quisiste que María conociese la corrupción del sepulcro”. María, fiel a Dios, es la obra más grande de la redención de Jesús. El ha resucitado y por Él ha venido la resurrección de los muertos.
     La unión de María con Jesús fue total, por ello María tampoco ha experimentado la corrupción del sepulcro, y por ello fue asunta al cielo. Ella es la Inmaculada, la sin pecado, la llena de gracia.
     En Dios, el hombre está llamado a la vida; a la vida eterna, transfigurada personal y también corporal.
“PROCLAMA MI ALMA LA GRNADEZA DEL SEÑOR”
     El cántico de María es modelo de la actitud del hombre ante la obra de Dios, de contemplación y alabanza. “Él hace proezas con su brazo”. DEBEMOS, PUES:
     -Ejercitarnos en la contemplación y admiración de las obras de Dios. Mirada contemplativa ante lo que hay de bondad, de belleza, de verdad, de vida…y de amor. Todo ello es obra de Dios. Pero podemos estar miopes y no descubrirlo.
     -Recordemos las grandes obras de Dios en María. Necesitamos ojos muy limpios y bien abiertos para descubrir la mano de Dios… en Ella y en nosotros. Ello nos conducirá a la alabanza y al agradecimiento.
     -Aspiremos a los bienes que perduran…, y mientras caminamos por esta tierra, celebramos y gocemos con los hermanos y con nuestras familias, las Fiesta y la Feria en honor a la Virgen del Alcazar, nuestra Madre y Patrona.
     La Eucaristía es el gran Magnificat de la Iglesia por el don de Dios, por su amor, manifestado en Cristo, por su obra en María y en nosotros

martes, 14 de agosto de 2018

Noveno día de novena en honor a la Virgen del Alcázar, Excelsa Patrona de Baeza

Día novena

Hecha la señal de la cruz, se reza el siguiente acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo! Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois  y porque os amo sobre todas las cosas,  me pesa haberos ofendido y os prometo apartarme de todas las ocasiones de pecar. Vuestra divina gracia y los méritos de vuestra pasión y muerte, me harán perseverar en el camino de la perfección hasta el fin de mi vida. Amén

Jaculatoria

¡María, luz de los cielos!....... alúmbrame

¡María, dechado de pureza!..... Límpiame

¡María, hermosa entre las hermosas!.... Atráeme

¡María, dulzura perfectísima!...... Suavízame

¡María, amante y cariñosa madre!...... Defiéndeme

Oración

El titulo glorioso con que te invocamos, ¡Oh Virgen Inmaculada! No sólo trae a la memoria el lugar donde tus hijos de Baeza te dirigieron las primeras plegarias y plantaron después el estandarte de la Fe, abatiendo el poder de la morisma, sino que simboliza también la excelsitud de tu encumbramiento. Tú fuiste elegida para Alcázar del verbo increado. Tú fuiste el Alcázar o fortaleza donde se estrellaron las potestades del infierno y se albergaron todas las virtudes, Tú fuiste la fortaleza de los Mártires, de las Vírgenes y de los confesores

Sé, pues, también nuestro refugio y el Alcázar donde siempre vivamos defendidos hasta que nuestra alma, conducida por ti, vuele para gozar las delicias de la celestial Jerusalén. Amén

Récense tres Ave Marías en reverencia de las tres purezas con que fue adorada y enriquecida Ntra. Señora, pidiendo después cada cual por las necesidades que más le aflijan

Oración del noveno día

¡Oh María clementísima! Después de tu Asunción dichosa a los cielos fuiste coronada por tu amado hijo. Tú eres aquel libro de los siete sellos que vio San Juan, a la derecha del trono de Dios, la corona de los justos de que habla el profeta Isaías y la iglesia te llama con palabras del libro de Judit: gloria de la Jerusalén celestial

 Concédenos, Señora, las gracias que te hemos pedio en esta novena, tiende tu mano bienhechora sobre  la grey cristiana para que haya paz y concordia entre sus príncipes, haz que los herejes y paganos se conviertan a la fe de Cristo, Jesús; ampáranos, fortalécenos, purifícanos, abrasa en tu amor nuestros corazones: cobija con tu manto a este pueblo que tanto te ama, bajo la dulce advocación del Alcázar y permite, por último, que tu nombre se halle siempre grabado en nuestra alma, y con él vaya envuelto nuestro último suspiro, para que al comparecer, ante la divina justicia, seamos coronados con un rato de tu gloria, y te alabemos por los siglos de los siglos. Amén

Ave María Purísima

Sin Pecado Concebida

lunes, 13 de agosto de 2018

Octavo día de novena en honor a la Virgen del Alcázar, Excelsa Patrona de Baeza
Día octavo
Hecha la señal de la cruz, se reza el siguiente acto de contrición
¡Señor mío, Jesucristo! Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois  y porque os amo sobre todas las cosas,  me pesa haberos ofendido y os prometo apartarme de todas las ocasiones de pecar. Vuestra divina gracia y los méritos de vuestra pasión y muerte, me harán perseverar en el camino de la perfección hasta el fin de mi vida. Amén
Jaculatoria
¡María, luz de los cielos!....... alúmbrame
¡María, dechado de pureza!..... Límpiame
¡María, hermosa entre las hermosas!.... Atráeme
¡María, dulzura perfectísima!...... Suavízame
¡María, amante y cariñosa madre!...... Defiéndeme
Oración
El titulo glorioso con que te invocamos, ¡Oh Virgen Inmaculada! No sólo trae a la memoria el lugar donde tus hijos de Baeza te dirigieron las primeras plegarias y plantaron después el estandarte de la Fe, abatiendo el poder de la morisma, sino que simboliza también la excelsitud de tu encumbramiento. Tú fuiste elegida para Alcázar del verbo increado. Tú fuiste el Alcázar o fortaleza donde se estrellaron las potestades del infierno y se albergaron todas las virtudes, Tú fuiste la fortaleza de los Mártires, de las Vírgenes y de los confesores
Sé, pues, también nuestro refugio y el Alcázar donde siempre vivamos defendidos hasta que nuestra alma, conducida por ti, vuele para gozar las delicias de la celestial Jerusalén. Amén
Récense tres Ave Marías en reverencia de las tres purezas con que fue adorada y enriquecida Ntra. Señora, pidiendo después cada cual por las necesidades que más le aflijan
Oración del octavo día
Como terminó merecido por tus virtudes, fuiste, querida María, avisada de tu partida a los cielos por el mensajero Gabriel. Sin enfermedad ni desfallecimiento de la naturaleza, pero si consumida por el amor divino, voló tu espíritu al seno del Padre; y tres días después, cuando llegaba lloroso el apóstol Tomás, con otros discípulos a tu sepulcro para adorar tus mortales restos no hallaron más que el sudario, que desprendía un aroma celestial. Tu cuerpo, que la tierra era indigna de poseer, fue arrebatado al empíreo por los ángeles,  y libre de la corrupción según había dicho David.
No permita, Madre adorada, la corrupción de mi alma. Amén 
Ave María Purísima
Sin Pecado Concebida

domingo, 12 de agosto de 2018

Séptimo día de novena en honor a la Virgen del Alcázar, Excelsa Patrona de Baeza

Día séptimo

Hecha la señal de la cruz, se reza el siguiente acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo! Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois  y porque os amo sobre todas las cosas,  me pesa haberos ofendido y os prometo apartarme de todas las ocasiones de pecar. Vuestra divina gracia y los méritos de vuestra pasión y muerte, me harán perseverar en el camino de la perfección hasta el fin de mi vida. Amén

Jaculatoria

¡María, luz de los cielos!....... alúmbrame

¡María, dechado de pureza!..... Límpiame

¡María, hermosa entre las hermosas!.... Atráeme

¡María, dulzura perfectísima!...... Suavízame

¡María, amante y cariñosa madre!...... Defiéndeme

Oración

El titulo glorioso con que te invocamos, ¡Oh Virgen Inmaculada! No sólo trae a la memoria el lugar donde tus hijos de Baeza te dirigieron las primeras plegarias y plantaron después el estandarte de la Fe, abatiendo el poder de la morisma, sino que simboliza también la excelsitud de tu encumbramiento. Tú fuiste elegida para Alcázar del verbo increado. Tú fuiste el Alcázar o fortaleza donde se estrellaron las potestades del infierno y se albergaron todas las virtudes, Tú fuiste la fortaleza de los Mártires, de las Vírgenes y de los confesores

Sé, pues, también nuestro refugio y el Alcázar donde siempre vivamos defendidos hasta que nuestra alma, conducida por ti, vuele para gozar las delicias de la celestial Jerusalén. Amén

Récense tres Ave Marías en reverencia de las tres purezas con que fue adorada y enriquecida Ntra. Señora, pidiendo después cada cual por las necesidades que más le aflijan

Oración del séptimo día

Conformándote con la ley mosáica, ¡oh inmaculada paloma! Fuiste al templo para ser purificada. Tú más pura que el sol, además de sufrir el tormento de ver correr la sangre de Cristo en el acto de la circuncisión, soportas el no menos cruel dolor de que te consideren manchada ¡Cuán admirable apareces entonces, reina de mi alma, sabiendo que eras la elegida desde la eternidad para servir de sagrario al infinito amor!

Dame tu auxilio para sufrir con paciencia las contrariedades de la vida, y sea mi pecho tu sagrario, como el tuyo lo fue de Jesús. Amén.

Ave María Purísima

Sin Pecado Concebida

REFLEXIÓN DE DON MANUEL

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO “B”
    
     Queridos hermanos, dice a Palabra de Dios que Elías anduvo por el desierto una jornada de camino y al final se deseó la muerte diciendo “Basta ya, Señor, no puedo más”. “No lo puedo soportar”.
     Es el grito desolador y desgarrador del Profeta Elías después de largas jornadas de desierto, de persecución y fatiga: Lanzado a lo que Dios le pedía, había denunciado la idolatría y la injusticia de los gobernantes, pide fidelidad al Señor, y deciden matarlo. Elías, obligado a huir, no aguanta más y pide a Dios la muerte.

     También hoy son muchas las familias que viven con este sentimiento de impotencia, frustración y soledad. ¡No podemos más! La crisis…
     También nosotros padecemos o hemos padecido en algún momento de nuestra vida agonizantes jornadas en nuestra alma. Con la imposibilidad  de seguir caminando con nuestras propias fuerzas: Responsabilidades, trabajos, y muchos miedos  que nos ahogan; abandonos incluso de Dios, noche oscura y de terror
   
      Y en esos momentos Dios que ve, que oye, que es compasivo y misericordioso nos dice como a Elías: “levántate, Manuel,…, come y bebe que duro es el camino”.
     Hoy a cada uno de nosotros, en medio de nuestros caminos y agotamientos, no ya un Ángel, sino el mismo Señor es el que nos sigue gritando e invitando:“¡Ánimo, adelante, sigue caminando! No te dejes derrotar, no te dejes vencer, no mires para atrás. Yo estoy contigo. No te abandono”

     Y ahora la comida y la bebida que se nos da, es el mismo Dios encarnado en su Hijo Jesús: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo… Su carne inmolada por nosotros es alimento que nos fortalece; su sangre derramada por nosotros es bebida que nos purifica”(Prefacio del J.S.)
                                        

     Esta presencia de Jesús que buscamos cada día la encontramos, sobre todo, cuando nos reunimos en la Iglesia para la celebración de la Eucaristía.
     Aquí, reunidos, reconocemos a Jesús como la verdadera vid, que cuida de sus sarmientos. Aquí el Señor nos prepara la mesa y hace que nos sentemos junto a Él para robustecernos:
-      En la mesa de la Palabra, el Señor nos habla al corazón ilumina nuestra vida y enardece nuestros corazones con su amor… como les ocurrió a los discípulos de Emaús mientras les hablaba por el camino.
-      En la mesa del Altar nos alimenta con su Cuerpo y sacia nuestra sed con su sangre…
-      CONCLUSIÓN: “Lo reconocieron al partir el pan”.

     Con la fuerza de este alimento…, podemos ya muy bien vencer en la lucha diaria y seguir haciendo el bien a nuestro alrededor. Podemos caminar durante cuarenta días, los días de nuestra vida, subir al monte de Dios para llenarnos de su Gloria y descender otra vez para iluminar la tierra con su luz… hasta que nos encontremos con el Señor cara a cara, el Sol que no tiene ocaso.

     “Señor Jesucristo, pan vivo bajado del cielo, alimento de los que peregrinamos, te damos gracias por invitarnos a tu mesa y hablarnos al corazón. Te damos gracias por transmitirnos tu paz.   
     A Ti sean dados la bendición, la gloria y la alabanza por los siglos de os siglos”.  

sábado, 11 de agosto de 2018

COFRADÍA DE LA EXPIRACIÓN

En la tarde de ayer, miembros de la Agrupación de Cofradías asistían a la inauguración de la Casa de Hermandad de la Cofradía de la Expiración de Baeza.

Tras la Solemne bendición por parte del Rvdo. Sr. D. Manuel Peláez Juárez (Párroco de San Pablo, Capellán de la Cofradía y Arcipreste de Baeza), se comunicaba por parte de la Hermana Mayor la concesión de la medalla de oro de la Cofradía a D. Felipe Cruz Cruz.

A continuación tenía lugar una conferencia a cargo del hermano y cronista de la Hermandad D. Damián Cruz Martínez, bajo el título “La Virgen de la Merced. El retorno de la veneración a la Dolorosa de la Cofradía de la Expiración en Baeza, en el VIII Centenario de la Fundación de la Orden de la Merced”

Desde la Agrupación de Cofradías felicitamos a la Cofradía y que está cada sea punto de unión entre todos los cofrades.