CONTACTA CON NOSOTROS

Todos los que queráis mandarnos vuestros comentarios y sugerencias podéis hacerlo a: parroquiasanpablo2011@gmail.com

martes, 31 de mayo de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,39-56):

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.
Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»
María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor

lunes, 30 de mayo de 2016

La hermandad de Nuestro Padre Jesús, El Paso, pone a la venta esta exclusiva carpeta con dibujo, tirada limitada de 99 ejemplares numerados y firmados. NO TE PUEDE FALTAR en tu colección. Por sólo 5 euros.

Para adquirirlos puedes ponerte en contacto con cualquier miembro de la Junta, a través de la página de Facebook de la hermandad o de esta misma página y en el wasap 625900992.

Esperamos vuestra colaboración.


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar en parábolas a los sumos sacerdotes, a los escribas y a los ancianos: «Un hombre plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. A su tiempo, envió un criado a los labradores, para percibir su tanto del fruto de la viña. Ellos lo agarraron, lo apalearon y lo despidieron con las manos vacías. Les envió otro criado; a éste lo insultaron y lo descalabraron. Envió a otro y lo mataron; y a otros muchos los apalearon o los mataron. Le quedaba uno, su hijo querido. Y lo envió el último, pensando que a su hijo lo respetarían. Pero los labradores se dijeron: "Éste es el heredero. Venga, lo matamos, y será nuestra la herencia." Y, agarrándolo, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Que hará el dueño de la viña? Acabará con los ladrones y arrendará la viña a otros. ¿No habéis leído aquel texto: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"?»
Intentaron echarle mano, porque veían que la parábola iba por ellos; pero temieron a la gente, y, dejándolo allí, se marcharon.

Palabra del Señor

REFLEXIÓN DE DON MANUEL


SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI
 
                Queridos hermanos todos en Jesús Sacramentado. ¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendice hoy en su querido Hijo con toda clase de bienes!
                Hoy es el Día del CORPUS CHRISTI. Hoy celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.  Entre nosotros, hoy es un día solemne de fiesta. Decir CORPUS en Baeza es hablar del Cielo, de la Gloria. Quien lo viva con profundidad podrá exclamar: “Esto es un poquito de Gloria”.
        LA EUCARISTÍA, EL AMOR DE DIOS SIN MEDIDA
                El Día del CORPUS CHRISTI es la expresión más bella y sencilla del amor de Dios. Es la expresión de unos brazos extendidos, los brazos de Jesucristo en la Cruz que, cercano a la muerte, nos deja los signos primordiales de su presencia entre nosotros: La Eucaristía y el Amor al prójimo. Son los dos brazos del amor de Dios. CORPUS CHRISTI, es decir Eucaristía y Amor fraterno.
                Si alguien... nos preguntara, te preguntara ¿qué celebráis hoy? Le contestaríamos, hoy es el Día de la Eucaristía. Y le concretaríamos: celebramos a Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, que después de vivir entre nosotros un tiempo, de morir por nuestra salvación, resucita y vuelve al Padre. Pero que se quedó prendado en el amor a los hombres y se quedó con nosotros.
                Sabedor de la indigencia continua de los humanos se queda como sustento, como alimento de vida. Es su último gesto de humildad y de amor. Y es que cuando hay amor, el enamorado está dispuesto a todo para encontrarse y permanecer con la persona amada. Y Jesucristo nos ama apasionadamente y se queda como alimento que nos da la vida.
 ¿Un Misterio? No, mejor un derroche de amor incomprensible a la mente humana y tan sólo explicable e inteligible con la lógica del corazón. Jesús en su despedida, nos deja la primera Eucaristía: Jesús sentó a la mesa a sus amigos y los convirtió en comensales. Y les deja como testamento un mandato de amor: ¡haced esto en memoria mía! No se trata de repetir un gesto, sino de traducir en nuestra vida la misma vida de Jesús: su entrega, su amor, sus actitudes y sentimientos.
                Durante su vida pública Jesús enseñó el camino de la verdadera vida, dio a conocer a Dios Padre, se afirmó como el Hijo amado y como el siervo amado; curó a los enfermos, liberó a los oprimidos, resucitó a los muertos. Pues bien, ahora en la Cena con la entrega de su Cuerpo y de su Sangre, Jesús culmina, hace presente y para siempre su acción redentora: su amor y su entrega total a los hombres, a cada hombre.
              Los discípulos representaban a los comensales de los tiempos mesiánicos, esto es, a “los pobres, lisiados, los ciegos, y los cojos” de las encrucijadas de los caminos. El Hijo de Dios, en su condición de siervo, salió a buscar a las ovejas de Dios, las encontró, las cargó sobre sus hombros, y dio comienzo la fiesta sin ocaso. Así la Eucaristía es el memorial de la muerte de Cristo y prenda de vida futura. Desde entonces los cristianos celebramos la Eucaristía, comemos el Cuerpo del Señor y saciamos nuestra sed de eternidad. Así la Eucaristía es Pan que da vida, don primordial de Dios al hombre, signo de un amor infinito.                                                                   
                                                                                  
                     RESPUESTA: EL AMOR FRATERNO    
                A tanto y tan grande amor, los hombres, los amigos, los comensales hemos querido responder con algo de generosidad. Hemos guardado algo de la comida y hemos reservado en el Sagrario al mismo Cristo. Y hemos convertido este lugar en centro de peregrinación: delante del Sagrario, en la soledad y el silencio abrimos diálogos con el Maestro y saciamos nuestra sed de sabiduría, de amor, de vida...
                Pero el amor auténtico, siempre se desborda: el amor de Dios derramado en nuestros corazones hace que nosotros seamos veneros de amor. Por ello, hoy celebramos también el Día del Amor, de la Caridad. Alimentados con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Padre  nos envía, nos sigue enviando a sus hijos, los actuales comensales, a recorrer los caminos invitando a todos a las Bodas de su Hijo. La caridad de Cristo, experimentada y alimentada en la Eucaristía nos apremia, hoy más que nunca, a salir a los caminos para convocar a todos, pero en especial a los excluidos del banquete.
                 En efecto, el amor de Dios recibido en la Eucaristía exige caridad misericordiosa, justicia y paz, dar de comer al hambriento, visitar al preso, tender la mano al joven  perdido, acoger al niño abandonado... Caritas y sus voluntarios, con toda la comunidad cristiana al frente, debe significar y actualizar el amor y el servicio de Cristo, en un mundo tan complejo como el nuestro. Por tanto, hay que salir a las plazas y calles para convocar y servir a los más débiles, para liberarlos de la propaganda manipuladora, para ofrecerle el espacio necesario a fin de que puedan ser sujetos activos, libres y responsables de la historia.
                                                      
                         Un amor “así de grande” recibido de Cristo y testificado por sus amigos, bien merece celebrarlo, gozarlo e irradiarlo. Por ello, los cristianos de Baeza engalanamos las calles, las plazas... y nos lanzamos a ellas con el Santísimo Sacramento, en una procesión que es manifestación de amor y proclamamos a los cuatro vientos con la voz y el corazón: “Dios está aquí”. ¡Cantemos al amor de los Amores, cantemos al Señor...! El Cuerpo del Señor, el Amor de los amores, que hoy sacamos en procesión, reluzca siempre en Baeza más que el sol.
                Que la Santísima Virgen nuestra Madre, primer Sagrario del Cuerpo de Cristo, nos ayude a imitarla, teniendo siempre a Jesús Sacramentado en nuestro corazón y a entregarlo a todos los hombres, sus hijos. Hagamos nuestra la oración que Benedicto XVI hacia a la Virgen, en su encíclica “Dios es amor”:
“Santa María, Madre de Dios, tú has dado al mundo la verdadera luz, Jesús, tu Hijo, el Hijo de Dios.
Te has entregado por completo a la llamada de Dios y te has convertido así en fuente de la bondad que mana de Él.
Muéstranos a Jesús, guíanos hasta Él. Enséñanos a conocerlo y a amarlo, para que también nosotros podamos llegar a ser capaces de un verdadero amor y a ser fuentes de agua viva en medio de un mundo sediento”.



domingo, 29 de mayo de 2016

NUESTRO PÁRROCO EN LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA SI CATEDRAL


Lecturas de hoy Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo - Ciclo C

Hoy, domingo, 29 de mayo de 2016
Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (14,18-20):

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y bendijo a Abran, diciendo: «Bendito sea Abrahán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos.» Y Abran le dio un décimo de cada cosa.

Palabra de Dios
Salmo
Sal 109,1.2.3.4

R/. Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies.» R/.

Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla
a tus enemigos. R/.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora.» R/.

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: «Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.» R.
Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (11,23-26):

Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó un pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía.» Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía.» Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

Palabra de Dios
Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,11b-17):

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

Palabra del Señor

sábado, 28 de mayo de 2016

XXXIII CONCURSO DE ALTARES Y ALFOMBRAS CORPUS  CHRISTI 2016

Comunicado

Debido a las inclemencias meteorológicas que han dificultado el montaje de altares y alfombras durante la tarde de hoy, el paso del jurado del concurso será a las 23:00 horas de esta noche.

Gracias y disculpen las posibles molestias.

La Hdad. de Las Escuelas y el jurado del Concurso.
Homilía del Obispo de Jaén, Don Amado Rodríguez Magro en la Eucaristía de recepción e inicio de mi ministerio episcopal en la Diócesis del Santo Reino de Jaén
Catedral de Jaén, 28 de mayo de 2016.

EL PERFUME DEL OBISPO

Vengo como apóstol de Jesucristo
1. Para esta primera homilía, en la que me presento como vuestro obispo y pastor, he querido entrar en la Palabra de Dios y buscar en ella inspiración para lo que me rondaba en la cabeza y el corazón que tenía que compartir con vosotros. Y la Palabra que hoy hemos escuchado juntos me ha llevado a encontrar algunos rasgos esenciales para mi ministerio episcopal en esta muy querida Diócesis del Santo Reino de Jaén, a la que vengo a ejercer el ministerio apostólico, como “apóstol de Jesucristo” (1 Cor 1,1; 2 Cor 1,1), para actuar en su nombre y con la impronta de su corazón.
Os pido a todos que, al escuchar mis palabras, os unáis este proyecto espiritual que voy a formular, tras meditarlo profundamente delante del Señor. Lo que deseo para mí me gustaría que fuera para vosotros y con vosotros. A mis queridos hermanos sacerdotes os pido que me escuchéis con la sintonía sacramental y ministerial que vamos a compartir; a los consagrados y consagradas os ruego que aceptéis mis palabras con el tono de profecía que os es propio; y a los fieles laicos, Pueblo Santo de Dios, os animo a acoger mi reflexión en lo que más os fortalezca como testigos del Evangelio en medio del mundo. Ante todo lo que propongo me siento débil, pero recoge la ilusión renovada con la que vengo a vosotros; está en sintonía también con lo que he ido aprendiendo, no sin dificultades y tropiezos, en los casi trece años como obispo de Plasencia, diócesis a la que tanto quiero.

El perfume del apóstol
2. En esta homilía, que he preparado para que sea sencilla y catequética, voy a inspirarme en una bella imagen que hoy se suele utilizar para hablar del ministerio del obispo; hablaré del perfume del apóstol. Como esta imagen me ha parecido rica y acertada, me dispongo a compartir con vosotros las esencias o los olores que me gustaría ofrecer y percibir en mi paso pastoral por esta bendita tierra del “mar de olivos”, a la que la voluntad del Señor me ha enviado. Abriendo mi alma al Espíritu Santo, el gran perfumista de la misión de la Iglesia, he querido elegir algunos olores, de entre los muchos que hay en su infinita fragancia. Le pido al Santo Espíritu que estos olores base, que me ha mostrado como esenciales para mi ministerio, creen entre nosotros una empatía espiritual y pastoral.

La unidad, olor de la Iglesia y del obispo
3. Un olor que quisiera percibir y trasmitir siempre es el de la unidad. Ese es el olor de la Iglesia, que “ha de ser signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (LG 1). La Iglesia tiene el olor de la comunión íntima de Dios, de la comunión trinitaria; de ahí que, para ser fiel a su vocación y misión, ha de transmitir, contagiar y ofrecer el perfume del amor de intimidad de Dios. Como dijo San Juan Pablo II: la comunión está “en el corazón del autoconocimiento de la Iglesia” (Juan Pablo II, discurso a los obispos de los Estados Unidos de América, 16-IX-1987).
También el olor de comunión es el característico del apóstol; el obispo es principio y fundamento de la unidad en la Iglesia particular. Está llamado a promoverla entre las personas, las instituciones y los programas con los que se teje la identidad de una diócesis con alma y rostro, como me consta que es la nuestra. Contad conmigo para cultivar una espiritualidad de comunión, siempre naturalmente en tensión misionera (cf PDV 12). En nuestro corazón y en nuestro lenguaje todo ha de expresarse desde la comunión entre nosotros. El obispo, que nunca ha de estar y actuar solo, siempre deberá utilizar la primera persona del plural. “El nosotros” del Obispo es teológico, pero también existencial e histórico, que hemos de fortalecer en la comunión con el Sucesor de Pedro, en el colegio episcopal, en el presbiterio diocesano y en la corresponsabilidad de todo el pueblo de Dios.
El olor de la unidad es siempre necesario para el anuncio de la alegría del  Evangelio. “Que sean uno, como Tú Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 17,21). La unidad hace creíble y fuerte la propuesta de la fe, la evangelización. Por eso será una unidad fortalecida en la Eucaristía: “participando realmente del cuerpo del Señor en la fracción del pan eucarístico, que es uno, somos en él un solo cuerpo” (cf. 1 Cor 10,17) ( L G 7,b). Para ser una Iglesia misionera, en salida, hemos de cultivar el buen olor de la unidad entre todos nosotros: sólo acogerán nuestra propuesta misionera, si comprueban que somos un solo corazón y una sola alma, fijado en nuestra vida en Cristo en la Iglesia.
Ser puente en nuestra sociedad giennense
Sólo si la Iglesia es casa y escuela de comunión será creadora de unidad en el mundo. Nosotros hemos de crearla en medio de la sociedad giennense. Hemos de ser puente entre personas, expresiones culturales y modelos de convivencia o creencias. Será la vida ordinaria de nuestros pueblos el espacio vital en el que habremos de poner la esencia olorosa de la unidad evangélica: en la educación integral de los niños, en el desarrollo vital de los jóvenes, en las opciones personales y sociales de los adultos y en el respeto agradecido a la sabiduría acumulada de los mayores. El ser humano, en sus situaciones concretas, será la geografía de nuestra misión.
Como Iglesia en el mundo que somos, hemos de hacernos presentes en la fragilidad humana, en la felicidad y el sufrimiento, en la vida afectiva, en el respeto a la dignidad de las personas, incluidas las no nacidas, en el trabajo cuando dignifica, también cuando es injusto o precario y, especialmente, en los que están en paro, como les sucede a tantos. Los cristianos participamos activamente en la fiesta, en las tradiciones, en la ciudadanía con sus responsabilidades políticas y sociales, en la promoción de la justicia y la paz; y nos movemos con un especial afecto y dedicación en medio de las familias, nuestra querida Iglesia doméstica. A todas las personas, a todos los ambientes y a todos los espacios, los cristianos hemos de llevar el buen olor de la unidad. En eso siempre estaré con vosotros.

Siempre en el buen olor de Cristo
4. Otro olor imprescindible en el perfume del apóstol es “el buen olor de Cristo”. “Somos olor de Cristo ofrecido a Dios” (2 Cor 2,15). El olor de Cristo embellece y hace atractiva la vida del cristiano, le revela su propia esencia, pues todos hemos sido ungidos por el Espíritu Santo con ese olor esencial. El obispo ha sido perfumado en el olor de Cristo para poder ejercer el ministerio apostólico. Por eso ha de activar permanentemente el olfato de ese perfume situando su vida tras la meta de la santidad. Yo le pido al Señor que mi ministerio tenga ese perfume; y con vosotros quiero crecer en un mayor seguimiento e identificación con Jesucristo.
Como sé que proponer el buen olor de Cristo es la senda buena del Apóstol me propongo animar la vida de la Diócesis con un fuerte impulso evangelizador. Espero saber redactar en vosotros con mi ejemplo la carta que anuncie a Jesucristo por toda la geografía diocesana. “Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todo el mundo. Es evidente que sois carta de Cristo, redactada por nuestro ministerio” (2 Cr 3,2-3). Pero insisto en que, para ser cartas que llevan la buena noticia, hay que estar impregnados del perfume de Jesucristo. Como nos ha recordado el Papa Francisco: “No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo” (EG 266). Pondremos nuestra fuerza en el servicio de la Palabra y haremos del primer anuncio nuestro lema y nuestra pasión. Con este suelo evangelizador, cuidaremos la iniciación cristiana como un itinerario espiritual que fortalezca el encuentro personal con Jesucristo, oriente la vida de niños, jóvenes y adultos hacia una sólida y generosa vocación y haga cristianos capaces de dar razones de su fe y su esperanza.

Obispo con olor a oveja
5. Un olor que deseo también para mi ministerio episcopal es el olor a “oveja”, del que habla Jesús en el Evangelio y ya anunciaban los profetas como testigos del corazón de Dios: “Buscaré la oveja perdida, recogeré la descarriada; vendaré a las heridas; fortaleceré a la enferma.” (Ez 34,16). Para ser un obispo con este olor, me pongo ya desde hoy en la fila de los que abren su corazón al Buen Pastor y le dejan que cure sus heridas. Sólo dejándome sanar podré serviros con paciencia y misericordia. Rezad por mí para que mi ministerio episcopal tenga el olor de los hombres y mujeres de esta tierra, el de los andaluces de Jaén. Sólo así podré identificar mi mirada  con la de Jesucristo, Santo Rostro misericordioso del Padre. Ese que, como un tesoro, veneramos en esta Santa Iglesia Catedral.
Con los ojos de Cristo quiero mirar con vosotros el elenco del dolor que hay entre nosotros, y que es muy amplio. Hemos de ser creativos al recitar y vivir las obras de misericordia, corporales y espirituales, con las que hemos de aliviar las necesidades de nuestros hermanos y hermanas. Para esa diligencia en la misericordia, es necesario que el olor del sufrimiento nunca nos sea indiferente. Es verdad que ese olor no es grato, pero transitar por él perfuma mucha santidad. Donde huele a dolor es donde nuestra misión es más semejante a la del Buen Pastor. Por eso es tan importante ir a las periferias existenciales. En ellas están las heridas más sangrantes, y las sufren los que han de ser los predilectos de la Iglesia: los pobres, los enfermos, los más débiles, los excluidos y por supuesto los pecadores. Están todos aquellos en los que hay una presencia especial de Jesús, pues, como decía San Juan Pablo II, la opción por los pobres “es una página de cristología” (NMI 49).
El obispo ha de ser un experto rastreador de terrenos en los que buscar a la oveja perdida; y hoy, como todos sabemos, hay muchos ámbitos culturales y sociales que se nutren de aquellos que se alejaron para hacer su vida al margen de Dios, de su Bautismo y de una vida cristiana, que un día iniciaron, pero luego fueron abandonando poco a poco. Buscar a esos y a los que nunca estuvieron con nosotros, ha de ser para mí una preocupación permanente. Os pido a todos que compartáis conmigo el olfato misionero.
Olor a oveja es también bregar para proteger al rebaño, para que no lo dañen los fuertes vientos de un secularismo que pretende anular de las conciencias el sentido de Dios, borrar del humus social y cultural la impronta de Jesucristo y corromper, para sus propios intereses la dignidad de los seres humanos. Si no estamos vigilantes, esas corrientes pueden hacer que se evapore nuestro perfume evangélico. Esa protección del rebaño la haremos al modo del Buen Pastor: mostrando el amor de Dios con prudencia y sencillez; convencidos de que no hay perfume más irresistible que el del Evangelio. Sólo el evangelio tiene luz y verdad para contrarrestar todo lo que vaya en contra de los valores del Reino de Dios.

Por la singladura marcada por Don Ramón
6. Como os decía al comenzar, para formar el perfume, que deseo para mi ministerio episcopal, me he dejado llevar por el Espíritu Santo y me he inspirado en la Palabra de Dios. Pero también me han ayudado vuestros proyectos pastorales. Me consta que con esos mismos olores se ha formado el perfume pastoral con el que habéis transitado en los últimos años, en los que ha sido vuestro obispo nuestro querido Don Ramón. Con él nuestra Iglesia diocesana de Jaén se ha deslizado por una firme y fiel singladura, a la que desde hoy me sumo con ilusión y pasión. Vengo a vosotros para seguir remando con vosotros.
Confiemos siempre en que nuestra barca eclesial está guiada por el Espíritu Santo y que cuenta con la diestra intercesión de nuestros santos: la de San Eufrasio y la de tantos santos y beatos como ha dado esta bendita tierra y esta santa Iglesia de Jaén. Les pido a todos y en especial a mi antecesor mártir, Beato Manuel Basulto, que sean mis protectores y quiero también que sean mi inspiración espiritual. Termino evocando la presencia entrañable de María, la Madre de la Iglesia de Jaén, la Santísima Virgen de la Cabeza, ante la que ayer tuve la oportunidad de rezar por primera vez. A esa “morenita”, que nos precede a todos nosotros en el camino de la santidad (CIC 773), le pido que impregne de su perfume maternal mi ministerio entre vosotros. Como le dije en mi oración, Ella va a acoger el relevo de la “morenita” de las Villuercas, la Virgen de Guadalupe que hasta hoy me ha acompañado en la Diócesis de Plasencia.
+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

RECEPCIÓN EN NUESTRA DIÓCESIS DE DON AMADEO RODRÍGUEZ




Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (11,27-33):

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén y, mientras paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos y le preguntaron: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»
Jesús les respondió: «Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto: El bautismo de Juan ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contestadme.»
Se pusieron a deliberar: «Si decimos que es de Dios, dirá: "¿Y por qué no le habéis creído?" Pero como digamos que es de los hombres...» (Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta.)
Y respondieron a Jesús: «No sabemos.»
Jesús les replicó: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»

Palabra del Señor

viernes, 27 de mayo de 2016

MÁS DE 2000 FIELES Y 27, CARDENALES, OBISPOS Y ARZOBISPOS DARÁN LA BIENVENIDA
A DON AMADEO COMO NUEVO OBISPO DE LA DIÓCESIS
A las 11 de la mañana, de este sábado, 28 de mayo, víspera de la Solemnidad del Corpus Christi, dará comienzo la Eucaristía de la recepción e inicio del Ministerio Episcopal en la Diócesis de Jaén de Mons. Don Amadeo Rodríguez Magro.
Este acto solemne que vive la Iglesia de Jaén, se desarrollará en la Santa Iglesia Catedral de Jaén, hasta donde llegarán, en procesión, el Nuncio de Su Santidad, Mons. Renzo Fratini acompañado de Don Amadeo Rodríguez Magro, y de los 27 Cardenales, Obispos y Arzobispos de toda España, que vendrán hasta Jaén para acompañar al nuevo Obispo en el inicio de su nuevo episcopado.
En la Puerta del Perdón, Mons Fratini presentará a Don Amadeo al Consejo de Consultores y al Cabildo Catedralicio. Allí, el Presidente Deán del Cabildo, D. Francisco Juan Martínez Rojas, dará a besar al Obispo electo el “Lignum Crucis”, y le ofrecerá agua bendita con la que Rodríguez Magro se hará la señal de la Cruz y asperjará a los presentes.
Tras esta breve recepción, entrarán en procesión hasta el presbiterio, donde ya se encuentran el resto de los sacerdotes concelebrantes.
Rito de la toma de Posesión de la Cátedra
Ya en el altar, el hasta ahora Obispo de la Diócesis, Don Ramón del Hoyo pronunciará una breve alocución. Le sucederá el Nuncio Apostólico en el uso de la palabra. Tras la alocución de Monseñor Fratini, éste solicitará al Secretario -Canciller del Obispado que presente y lea la Bula del Nombramiento de Don Amadeo Rodríguez Magro como Obispo de la Diócesis de Jaén, firmada por el Santo Padre Francisco. Una vez leída, el Nuncio Apostólico de Su Santidad invita al Obispo electo a sentarse en la cátedra. Al pie de la misma, se dan ambos la paz y el nuevo Obispo se sienta en ella con mitra. El Nuncio le entrega entonces el báculo, simbolizando así la sucesión apostólica y la continuidad pastoral. De este modo el nuevo Obispo toma posesión de la Diócesis. Las campanas de la Catedral repicarán anunciando, entonces, que Jaén tiene un nuevo Pastor en su Iglesia diocesana.
A continuación se celebrará una misa solemne, presidida ya por el nuevo Obispo.
Al final de la misma, los Obispos y Arzobispos serán llevados hasta la Sala Capitular donde firmarán, como testigos, el acta de la toma de posesión de Don Amadeo Rodríguez Magro como Obispo de Jaén.
El acto está retransmitido en directo por Onda Jaén y 13TV y Radio María.
Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (11,11-26):

Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre. Vio de lejos una higuera con hojas y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos. Entonces le dijo: «Nunca jamás coma nadie de ti.»
Los discípulos lo oyeron. Llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas. Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo. Y los instruía, diciendo: «¿No está escrito: "Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos." Vosotros, en cambio, la habéis convertido en cueva de bandidos.»
Se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas y, como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su doctrina, buscaban una manera de acabar con él. Cuando atardeció, salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz. Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús: «Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.»
Jesús contestó: «Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: "Quítate de ahí y tirate al mar", no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis. Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.»

Palabra del Señor

jueves, 26 de mayo de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,46-52):

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna.
Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más: «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo: «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole: «Ánimo, levántate, que te llama.»
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo: «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó: «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado.»
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

Palabra del Señor

miércoles, 25 de mayo de 2016


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,32-45):

En aquel tiempo, los discípulos iban subiendo camino de Jerusalén, y Jesús se les adelantaba; los discípulos se extrañaban, y los que seguían iban asustados.
Él tomó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder: «Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, se burlarán de él, le escupirán, lo azotarán y lo matarán; y a los tres días resucitará.»
Se le acercaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: «Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.»
Les preguntó: «¿Qué queréis que haga por vosotros?»
Contestaron: «Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.»
Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?»
Contestaron: «Lo somos.»
Jesús les dijo: «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado.»
Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan.
Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.»

Palabra del Señor

martes, 24 de mayo de 2016

BAEZA RECUPERA SUS TRADICIONES

Baeza recupera para el Corpus, Los monumentos Efímeros, una tradición pedida en los primeros años del pasado siglo XX.
Se trata de una reproducción de la Puerta del Perdón que se instalará en la calle Compañía.
Es sin duda una de las principales novedades de la celebración del Corpus en Baeza en su edición de 2016. El objetivo, no es otro que dar un paso más en la celebración del Corpus Christi en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad y como señalaba la alcaldesa Lola Marín “Recuperar una tradición baezana que se perdía a mediados del pasado siglo XX” unos monumentos efímeros, con los que impulsar una de las tradiciones más arraigadas en la ciudadanía baezana. Junto a los altares y las alfombras florares el Corpus de Baeza recupera ahora este monumento efímero para embellecer y engrandecer aún más una celebración para la que ya se ha iniciado el expediente correspondiente y que pueda ser declara Fiesta de Interés turístico nacional, al igual que ya lo es nuestra Semana Santa. La alcaldesa, recordaba que “cultura, tradición, historia y patrimonio artístico tenemos para ello”, por lo que desde el Ayuntamiento y gracias a la colaboración de la Diputación se recupera para las generaciones actuales y futuras una tradición baezana perdida.
Tras barajar diversos proyectos, finalmente se optó por reproducir la puerta del Perdón de la Catedral Baeza, y tiene una medidas aproximadas de 8 metros de alto por unos 5 de ancho, el presupuesto para su construcción asciende a unos 10.000 €uros, parte de ellos sufragados gracias a una subvención concedida por la Di9putación Provincial de Jaén.
Este monumento efímero, se instalará el próximo jueves en la calle Compañía y estará hasta el domingo y permitirá el paso del desfile procesional del Corpus Christi Baezano.


Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mi y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Palabra del Señor

lunes, 23 de mayo de 2016


DESPEDIDA DE DON RAMÓN EN JAÉN CON LA ASISTENCIA DE NUESTRO PÁRROCO

Fotos gentileza de Pedro Narvaez

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=1557921054513516&id=1431238360515120

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?»
Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.»
Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.»
Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme.»
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!»
Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.»
Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?»
Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo.»

Palabra del Señor

domingo, 22 de mayo de 2016

REFLEXIÓN DE DON MANUEL PARA EL DÍA DE HOY


FIESTA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

              Queridos hermanos: Después de celebrar la Cincuentena Pascual, en este Domingo conmemoramos la Fiesta de la Santísima Trinidad, la Fiesta de la Familia de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo; tres personas divinas y un solo Dios.

              La intención litúrgica de esta Solemnidad no es descifrar su Misterio, sino hacernos vivir la profundidad del amor de Dios a los hombres. Se trata de conocer más y mejor a nuestro Dios para alabarlo y amarlo más,  para vivirlo y disfrutarlo más, pues a imagen y semejanza de Dios fuimos creados.

              ¿QUÉ GRAN FIESTA ES DIOS?
       

              A veces pensamos que Dios es un poco aburrido y serio; un tanto severo y exigente... ¡Qué imágenes de Dios hemos llegado a presentar! Sin embargo por la Palabra proclamada se desprende una buena imagen, una perfecta imagen. Dios nos es un ser solitario, triste o aburrido. Dios está siempre en una relación desbordante; Dios es una fiesta que no acaba. Dios está siempre creando, siempre amando. Dios es una verdadero “encanto”. Dios es una gran fiesta de amor.

              Debemos preguntarnos hoy en que Dios creemos. Es importante que nos hagamos esta pregunta, porque “uno es lo que adora”. Queremos ser siempre como el Dios que adoramos; y el dios que adora hoy muchas personas es el dinero, el consumo, y así se convierten en devotos consumistas.  Nosotros creemos en un Dios todo corazón,un Dios compasivo y misericordioso, un Dios amor.

Nosotros creemos en un Dios Padre, fuente de vida, generosidad desbordante, que nos lo da todo. Nos crea con capacidad de crear.

Nosotros creemos en un Dios Hijo, su amado, su encanto, comunión plena, entrega total.  ¡Qué hijo tengo!, dicen los padres.

Nosotros creemos en un Dios-Espíritu, chispazo de unión, abrazo vivo, comunión profunda, la flor del amor, el Amor del Amor.

              Por eso, podríamos distinguir tres grandes dimensiones divinas, llamados también nosotros a vivirlas: Donación, Comunicación y Comunión

              DONACIÓN: El amor de Dios es enteramente generoso, es donación total y gratuita. Crea para comunicar vida y quiere que vivamos en plenitud. En Dios hay un donación total: derramándose a sí mismo, engendra al Hijo; dándose, fecunda.

              COMUNICACIÓN: El Hijo es la respuesta agradecida al Padre, es el diálogo permanente con el Padre, la comunicación siempre abierta. Dios no es silencio, es Palabra. Dios no es secreto, es comunicación. El Hijo es toda la revelación del Padre. Dios ha querido comunicarse con el hombre, hasta dándonos su Palabra hecha carne.

                COMUNIÓN: En Dios no hay sólo diálogo, sino comunión perfecta, un sola alma, un solo corazón. Hay sintonía y empatía. Dios no es un ser solitario, ni individualista. Dios es familia, es hogar, es mesa redonda, es alianza de amor, es unidad consumada.


              NOSOTROS, SU IMAGEN Y SEMEJANZA.

              Nosotros estamos llamados a vivir esta triple relación amorosa. Ante el Padre, sabiendo que de Él venimos y hacia Él vamos, recorriendo este camino bajo su mirada infinitamente amorosa (paternal).

              Vivimos unidos a nuestro Hermano Mayor y Salvador Jesús, que nos ha incorporado a su ser de Hijo; y por eso le sabemos nuestro guía fraternal que nos da la vida al alimentarnos con su cuerpo.

              Vivimos habitados, penetrados del Espíritu, el gran don que nos ha regalado el Padre y el Hijo en lo más profundo e intimo de nuestro ser humano. (Somos templo del Espíritu)

              Vivir eso, vivir es triple relación, es creer en la Santísima Trinidad. Por eso ahora, cuando proclamemos el credo, será una afirmación de fe en lo que cada persona de la Santísima Trinidad ha hecho en nosotros. Pero también será un compromiso de vivir esa triple dimensión conocida en Dios, de donación, comunicación y de comunión, pues hemos sido creados para el encuentro, para vivir en comunidad, en comunión, para el diálogo, la unión y el amor, siempre y en cualquier lugar.

              La Eucaristía actualiza y realiza este amor de Dios, hecho donación, comunicación y comunión; y es donde vivimos con mayor intensidad ese vínculo entre persona y comunidad. Y esa aceptación de las diferencias en la unidad básica del amor.

              Hoy tenemos un recuerdo especial por quienes han sido llamados a la vida consagrada contemplativa: los monjes, las monjas y la vida eremítica que ofrecen a la comunidad cristiana y a nuestro mundo, tan necesitado de auténticos valores espirituales, un anuncio silencioso y elocuente del amor de Dios, testimonio humilde del misterio trinitario.

               Queremos agradecerles sus vidas de entrega: la liturgia, el canto, el trabajo, la vida fraterna, la oración de intercesión por todos los hombres. Y rezar por los que rezan a diario por nosotros, pidiendo a Dios uno y trino que no falten comunidades contemplativas en su Iglesia. 


UN "VIVIDOR" DE JESÚS SACRAMENTADO, PREGONERO DEL CORPUS BAEZANO



Don Rogelio Garrido Checa, ha sido este año de la Misericordia pregonero del Señor de los Senores, Jesús Vivo Eucaristia.
Presentado por su hermana Rosel, caló en todos sus experiencias y encuentros en la intimidad y compartidas con Jesús, eje central de su vida.

ENCUENTRO DE TARSICIOS







Penúltimo encuentro de este año de los niños tarsicios.
Preparandose para encontrarse, acompañando a San Tarsicio, con el Señor Eucaristía el proximo domingo dia del Corpus Cristi.
Al finalizar el rato de oración, se le impusieron las insignias a los que este año hacian su primera Comunión.
Tras un ratito de juego y unas chuches, se llevo a San Tarsicio a la SI Catedral.
ALABADO SEA JESÚS SACRAMENTADO
SEA POR SIEMPRE BENDITO Y ALABADO
Os esperamos el próximo domingo, Jesús os espera, no le falleis.

sábado, 21 de mayo de 2016

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,13-16):

En aquel tiempo, le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban.
Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.»
Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor

viernes, 20 de mayo de 2016



Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,1-12):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le fue reuniendo gente por el camino, y según costumbre les enseñaba.
Se acercaron unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Le es licito a un hombre divorciarse de su mujer?»
Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron: «Moisés permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.»
Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios "los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne." De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo.
Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.»

Palabra del Señor



jueves, 19 de mayo de 2016





Del santo Evangelio según san Lucas 22, 14-20
Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: «Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» De igual modo, después de cenar, hizo lo mismo con una copa de vino, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza, sellada con mi sangre, que es derramada por vosotros.

miércoles, 18 de mayo de 2016

COMUNICADO DE LA AGRUPACION DE COFRADIAS

Estimados hermanos:
El próximo día 5 de junio, en la Ciudad de Baeza, se recibirá al nuevo Obispo de la Diócesis de Jaén, el Rvdmo. y Excmo. Sr. D. Amadeo Rodríguez Magro.
Es por ello que para esta ocasión tan importante, desde la organización del Excmo. Cabildo Catedral y Junta Administrativa de la misma, han considerado que las Cofradías reciban al Señor Obispo, en la Sede de la Agrupación de Cofradías, el cual llegará a pie a la misma.

Desde la Agrupación de Cofradías, como no podía ser de otra manera, nos sumamos a esta bienvenida, al que será el Pastor de nuestra Diócesis durante los próximos años. Por eso solicitamos la colaboración de TODAS LAS COFRADÍAS, y os pedimos que asistan el Hermano Mayor y Representante de la Agrupación de Cofardías a dicha bienvenida.

Será el día 5 de junio, a las 19 horas en la Sede de la Agrupación de Cofradías, donde nos uniremos a la comitiva de bienvenida y lo acompañaremos a la Santa Iglesia Catedral, donde se celebrará la Eucaristía a las 20 horas, con motivo de la Solemne Octava del Corpus. Como protocolo, os rogamos acudáis, los hombres con traje y corbata.

Por otro lado se recuerda, que el próximo día 29 de mayo, se celebra la festividad del Corpus Christi; a la procesión, como ya sabéis, deben de acudir al menos 4 representantes en la presidencia, vestidos tal y como se recoge en el Reglamento Interno. La celebración de la Eucaristía será a las 10 de la mañana en la Santa Iglesia Catedral de Baeza, para a continuación acompañar a S.D.M. en la Magna Custodia Procesional por las calles de Baeza.

Se comunica también, que este sábado, día 21 de mayo, tendrá lugar el Pregón del Corpus, a cargo del M.I. Señor D. Rogelio Garrido Checa, a las 20.30 horas en la Santa Iglesia Catedral.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,38-40):

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.»
Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.»

Palabra del Señor

martes, 17 de mayo de 2016

VICARIO GENERAL
Obispado de Jaén

A TODOS LOS FIELES DE LA DIÓCESIS DE JAÉN.

El pasado 9 de abril se hizo pública la aceptación de la renuncia por cumplimiento de edad que nuestro Obispo diocesano D. Ramón había presentado al Papa Francisco, el 14 de septiembre del año anterior. Igualmente la Nunciatura Apostólica comunicó que el Obispo de Plasencia, D. Amadeo Rodríguez Magro, había sido nombrado por el Papa para suceder a Don Ramón en la sede de Jaén.

Son momentos, pues, de relevo en el oficio episcopal en nuestra Iglesia particular, dentro de la continuidad de la sucesión apostólica. Es de justicia agradecer a don Ramón sus once años de pastoreo en la Diócesis del Santo Reino, manifestándole nuestro reconocimiento por sus desvelos pastorales, transparentando con su palabra y sus trabajos apostólicos a Jesucristo, el único y Buen Pastor.

Por ese motivo, Don Ramón presidirá una Eucaristía de despedida de todos sus diocesanos el domingo 22 de mayo, a las 20’30 horas, en la Catedral de Jaén, por lo que desde estas líneas tengo el honor de invitar a  todos los fieles de la diócesis de Jaén a esta última celebración pública que presidirá el que ha sido nuestro Obispo diocesano durante casi once años.

Francisco Juan Martínez Rojas
Vicario General

INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN "CON HUMOR AL PROJIMO"



Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,30-37):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos.
Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante.
Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»

Palabra del Señor


lunes, 16 de mayo de 2016



Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,14-29):

En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar adonde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor, y a unos escribas discutiendo con ellos. Al ver a Jesús, la gente se sorprendió, y corrió a saludarlo.
Él les preguntó: «¿De qué discutís?»
Uno le contestó: «Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no le deja hablar y, cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echen, y no han sido capaces.»
Él les contestó: «¡Gente sin fe! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo.»
Se lo llevaron. El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; cayó por tierra y se revolcaba, echando espumarajos.
Jesús preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?»
Contestó él: «Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua, para acabar con él. Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos.»
Jesús replicó: «¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe.»
Entonces el padre del muchacho gritó: «Tengo fe, pero dudo; ayúdame.»
Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él.»
Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió. El niño se quedó como un cadáver, de modo que la multitud decía que estaba muerto. Pero Jesús lo levantó, cogiéndolo de la mano, y el niño se puso en pie.
Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: «¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?»
Él les respondió: «Esta especie sólo puede salir con oración y ayuno.»

Palabra del Señor